lunes, 20 de junio de 2011

LA REFORMA CONSTITUCIONAL

La propuesta del colegiado


Durante la segunda presidencia de Batlle, todavía estaba vigente a constitución de 1830. En los hechos esa constitución nunca se adaptó exactamente a las necesidades y a la situación de nuestro país. Su carencia de mecanismos de coparticipación de los partidos en el gobierno estuvo presente a lo largo de todas las luchas civiles del siglo XIX.


Después de la muerte de Saravia, los blancos canalizaron sus tradicionales reclamos de coparticipación y garantías electorales en el sentido de una reforma constitucional. En la Paz de Aceguá de 1904 el batllismo se comprometió a actuar en tal sentido.


A comienzos de la segunda presidencia de Batlle, se estableció que una Asamblea Constituyente elaboraría el nuevo proyecto constitucional que luego sería plebiscitado.


En 1913, Batlle comenzó a publicar sus ideas acerca de la reforma constitucional, que significaba una modificación mucho más profunda de las estructuras políticas: se separaba la Iglesia del Estado, creaba estructuras legales para administrar las empresas del Estado y sustituía al presidente por un Ejecutivo Colegiado. Al respecto, Batlle proponía una Junta de Gobierno (el colegiado) de nueve miembros, renovables de a uno por vez durante nueve años. Batlle opinaba que de esa forma se evitaba concentrar todo el poder en una sola persona (el presidente) y se daba continuidad a la labor del gobierno.


El proyecto batllista no fue bien visto. Las innovaciones causaban rechazo, y no aparecían algunas (como el voto secreto) largamente esperadas por los blancos. Para ellos, el proyecto era un mecanismo para perpetuar al partido colorado en el poder. Para muchos colorados, en cambio, el proyecto dejaba la puerta abierta a los blancos para llegar al Poder Ejecutivo.


Batlle confiaba en que los blancos aceptarían lo que de positivo tenía su idea, en especial la eliminación del poder desmedido en una persona. También contaba con poder neutralizar la oposición colorada. Sin embargo, trece senadores colorados, en un total de diecinueve, se declararon contrarios a la iniciativa de Batlle.

Colegialistas vs anticolegialistas


Los mecanismos para elegir la Asamblea Constituyente se pusieron en marcha en setiembre de 1915. Por primera vez se iba a aplicar el voto universal masculino secreto en nuestro país. Además se aseguraba un mecanismo de representación proporcional.


Para entonces, Batlle ya no era presidente, su sucesor también era un batllista, Feliciano Viera. Pero la coyuntura había variado sustancialmente. Ya se hacía sentir la caída de las exportaciones provocada por el comienzo de la Primera Guerra Mundial en Europa (1914), lo cual trajo problemas económicos al Estado, quitándole posibilidades de acción. Como la acción social del Estado se combinó con un aumento de los impuestos rurales y al consumo, la clase alta rural reaccionó fundando la Federación Rural para oponerse a la reforma batllista. Por otro lado, las clases populares recibieron la legislación social con cierta apatía. Todos los que tenían razones para criticar el gobierno de Batlle encontraron en el tema de la reforma constitucional una forma de canalizar sus discrepancias con el batllismo.


La elección de la Asamblea Constituyente se transformó en una especie de evaluación de la obra del batllismo, bajo el pretexto de estar a favor o en contra del colegiado.


Las posiciones políticas se dividieron en colegialistas y anticolegialistas. Entre estos últimos se encontraban el Partido Nacional, la Unión Cívica y un sector importante del Partido Colorado. Los batllistas solo contaron con el apoyo del Partido Socialista. Las manifestaciones de las distintas fuerzas sociales mostraban a quiénes había afectado y a quiénes había favorecido el batllismo: la Federación Rural y destacadas personalidades de la industria y el comercio se manifestaron anticolegialistas; los dirigentes sindicales simpatizaban con la reforma batllista.


La elección se realizó el 30 de julio de 1916. Triunfaron los anticolegialistas. El partido más votado seguía siendo el Colorado, pero estaba dividido. El Partido Nacional demostraba ser una fuerza política a la cual no se podía ignorar al momento de hacer una reforma constitucional.

El "alto de Viera", la solución negociada y la nueva Constitución


Para muchos dirigentes políticos el resultado de las elecciones representaba un rechazo a la política batllista de reformas económicas y sociales. Así lo entendió el propio presidente Feliciano Viera que, a los pocos días de la elección, declaró que era necesario "hacer un alto" en las reformas. Esto fue bien visto por los conservadores blancos y colorados y los sectores empresariales del campo, la industria, las finanzas y el comercio. Batlle trató de sacar algo positivo del triunfo de los colorados para negociar con los triunfadores anticolegialistas. A la vez, anunció la posibilidad de presentar su candidatura a la presidencia para el período siguiente, por tanto, si los anticolegialistas sacaban adelante su proyecto de mantener la figura del presidente, era muy probable que Batlle ocupara nuevamente el sillón presidencial. Los blancos no querían esto, por eso intentaron llegar a un acuerdo.


Recién en 1917 se completó la elaboración de un proyecto constitucional satisfactorio tanto para los batllistas como para los blancos. La nueva propuesta constitucional terminó siendo el resultado de una negociación directa entre ambos sectores. Comenzaba una nueva era de la historia política del país.


La nueva Constitución se aprobó en 1918 y entró en vigencia en 1919. El nuevo Poder Ejecutivo era, en parte, unipersonal y, en parte colegiado. Era compartido por el presidente –encargado de las Fuerzas Armadas y la Policía- y el Consejo Nacional de Administración –encargado de los fines "secundarios" del Estado –economía, salud pública, educación. Éste consejo reflejaba una representación de los electores: 6 miembros de la mayoría y 3 de la minoría más votada. Aquellos que no estuvieron a favor de este nuevo poder ejecutivo lo llamaron "monstruo de dos cabezas".


 

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar